Miguel Angel Perera «busco la imperfección, la libertad de dejarme ir, de priorizar el sentimiento»

Miguel Angel Perera es un torero poderoso. Es tambien un hombre entero y determinado. Torea el próximo 9 de octubre en la Feria de Otoño de Madrid para cerrar a lo grande y con responsabilidad una temporada importante. Encuentro con una figura del toreo que elijó la independencia y se sincera en esta entrevista que nos concedió.

Tertulias : «¿Por qué la tauromaquia? ¿Cómo llegó usted a la tauromaquia? ¿Qué le ha atraído?»

Miguel Angel Perera :« La Tauromaquia es mi vida porque la vida me llevó a ella. Aunque en mi casa no había antecedentes taurinos, a veces jugaba de pequeño en casa con mis hermanos al toro. Pero como también jugué al fútbol, por ejemplo. Pero durante mi estancia en el Colegio San José de Villafranca de los Barros conocí gente que, de una manera u otra, me abrió las puertas del toreo. Fundamental fue Baltasar Manzano, uno de mis profesores en el colegio, un grandísimo aficionado que en las horas no lectivas nos ponía a torear de salón. Y que nos llevaba a fiestas y tentaderos, donde tuve la ocasión de probarme y de experimentar la magia que tiene la bravura cuando te pasa por la cintura. Cuando lo experimenté, ya no quise nada más para mi vida…»

Tertulias : «¿Nos puede hacer un balance de su temporada de momento? ¿Cuáles son los momentos claves de la gran temporada que está consiguiendo?»

Miguel Angel Perera :«Es una temporada que se parece mucho a lo que ha sido mi carrera en general. Desde el principio, con la necesidad de ganarme cada tarde la siguiente. Siempre se ha dicho que es el precio de la independencia y es verdad. Este año, además, decidí autogestionar mi carrera, llevarla junto a David Benegas, mi amigo y mi persona de confianza desde hace mucho tiempo, con lo que todo se hace más costoso. Pero no es nuevo para mí, que lo que sí necesito es estar a gusto con la gente a mi alrededor, creer en lo que hago y donde estoy. Lo demás, como siempre, lo tengo que poner yo en el ruedo. En este sentido, estoy contento porque es un año en el que he tenido la oportunidad de reivindicarme y, sobre todo, de disfrutar. Un año en el que he asumido grandes retos como torear corridas de Victorino Martín en Castellón y Sevilla o los seis toros de Badajoz para conmemorar mis dieciocho años de alternativa, con tardes muy importantes como las de Pamplona y, sobre todo, Santander, donde indulté un gran toro de La Quinta y en la que llevo más de la mitad de las corridas saliendo a hombros. Estoy disfrutando mucho, sigo buscándome, exigiéndome cosas y viviendo momentos de ésos que siempre he querido vivir en una plaza de toros.»

Tertulias : «Este año, usted ha decidido caminar con su ex mozo de espada como apoderado, ¿Por qué esta elección?»

Miguel Angel Perera : «Porque entendí que era lo más adecuado en este momento de mi vida. Como hemos hablado antes, mi filosofía ha sido siempre la de la independencia, nunca he estado amparado por grandes casas empresariales ni de apoderamiento. Y una vez que decidí cerrar mi etapa anterior con Santiago Ellauri y Pedro Rodríguez Tamayo, entendí que era buen momento para autogestionarme y hacerlo junto a alguien como David en quien confío plenamente. Porque necesito a mi lado a quien sepa de verdad qué quiero a estas alturas, alguien que conozca qué me gusta y cómo me gusta, quien se duela en mis cosas como lo hago yo. Son muchos matices los que analizas al tomar una decisión así, pero, al final, si hay algo que mueve mi vida es mi necesidad de ser sincero y honesto conmigo mismo, con lo que mi cabeza y mi corazón me dicen.»

Tertulias : «Usted se ha quedado fuera de Madrid durante San Isidro, pero regresará en octubre, ¿Qué pasó?»

Miguel Angel Perera : «Bueno, creo que no hubo el interés más adecuado para que estuviera porque la reunión con mi apoderado duró muy poco. Pero, bueno, no me quejé en su momento, aunque, lógicamente, me dolió, y no lo hago ahora. No podrá decir nunca nadie de mí que me queje de situaciones así. Simplemente, sigo adelante e intento cambiar las cosas en la plaza, ante el toro y dándolo todo, como siempre. Lo importante es que el próximo 9 de octubre estaré de nuevo en Madrid, que, sin duda, es la plaza más importante de mi carrera.»

Tertulias : «Son ya 18 años de alternativa en los que usted se ha elevado al nivel de máxima figura del toreo. ¿Qué le ánima a seguir? ¿Le quedan cosas que demostrar?»

Miguel Angel Perera : «Absolutamente. De hecho, el día que no tenga eso que me lleva a seguir, lo dejaré. Forma parte de cómo soy y del respeto litúrgico que siento por mi profesión. Decía antes que me motiva seguir buscándome y exigiéndome y todavía tengo algunos retos pendientes, sobre todo, conmigo mismo. Por ejemplo, ser capaz de torear habiéndome sacudido por completo, precisamente, la exigencia de la perfección. Del lance perfecto, del muletazo perfecto, de colocación perfecta, de la faena perfecta… Añoro y busco la imperfección, la libertad de dejarme ir, de priorizar el sentimiento, de abandonarme olvidándome de todo lo que me rodea cuando toreo. Eso es lo que busco. Por eso echo tanto de menos la etapa primera, la de novillero sin caballos, cuando no sabes casi nada y, por tanto, no tienes prejuicios. Simplemente, sientes…»

Miguel Angel Perera, Saint-Sever
Tertulias : «Usted conoce la gloria, pero también mucho la cara dura del toreo. ¿Los toreros estáis hechos de otra pasta?»

Miguel Angel Perera :«Eso dicen… ¡¡¡Jajajaja!!!! Pero yo creo que forma parte del nivel de exigencia que esta profesión te reclama y que te lleva a moldear tu mente de una forma que te hace más fuerte de lo común y hasta aceptar situaciones que, o te enfrentas a ellas con la necesidad de superarlas y las superas, o ni te las planteas. Creces en ello, te vas forjando, asumes momentos que puedes vivir que solo los interiorizas si de verdad sabes que te van a venir. Y también cuando vives esa cara dura del toreo de la que hablas, cuando te encuentras solo ante una cornada como la mía de Salamanca con todo lo que ello supone durante y después de ella y tienes que superarla física y mentalmente porque hay que seguir adelante, tu cabeza y tu corazón, aunque cueste y lleve su tiempo, terminan pasando esa frontera que separa lo común de lo extraordinario..»

Tertulias : «¿Siente miedo?»

Miguel Angel Perera :«Por supuesto. Como todos los toreros. El miedo es consustancial a nuestra vida, a lo que hemos elegido. Incluso, te diría que es esencial para seguir adelante. Forma parte de lo que nos mueve a seguir. Evidentemente, la experiencia te va dotando de recursos que te dan seguridad y conocimiento a la hora de encarar la profesión y el miedo, unos días está más presente y otros menos, pero está. Tiene que estar…»

Tertulias : «¿Cómo se prepara usted a afrontar año tras año las temporadas con los kilómetros, los toros…? ¿Cómo es un día clásico en la vida del maestro Miguel Ángel Perera?»

Miguel Angel Perera :«Es algo que ha ido cambiando también con el paso de los años y en lo que influye el conocimiento de tu cuerpo, de lo que necesitas. Evidentemente, hay momentos de la temporada, los de mayor exigencia por las corridas inmediatas, en los que esa preparación es más exigente. Para mí es fundamental el contacto con el campo. Toreo mucho. En mi casa y en la de tantos ganaderos. Es algo en lo que no he cambiado mucho con el paso de los años. Torear en el campo es algo que me encanta y que me sirve sobre todas las cosas. Y en los últimos años, introduje la práctica del boxeo en mi preparación, lo que me ha servido mucho para flexibilizar mi cuerpo y para ganar en capacidad de reacción y de agilidad. ¿Un día clásico? Depende del momento de la temporada, pero, por lo general, necesito que haya tanto espacio para el entrenamiento y la preparación como para estar con mi familia y hacer las cosas del campo, de casa, que es algo que me encanta.»

Tertulias : «Se dice que uno torea como es. ¿Quién es Miguel Ángel Perera? ¿Cuál es su personalidad? ¿Su carácter?»

Miguel Angel Perera :«Miguel Ángel Perera es una persona muy sencilla y muy de los suyos. Me encanta estar con mi gente y estar haciendo la mayor parte del tiempo aquello que me apetece hacer. Quienes me conocen menos, dicen de mí que soy muy serio, pero yo creo que no es para tanto… ¡¡¡Jajajaja!!! A lo mejor soy reservado y es verdad que no me abro con cualquiera, pero yo me considero un hombre muy normal. Sí me gusta decir lo que pienso y, sobre todo, ser muy consecuente, justamente, con lo que pienso y con lo que digo. La franqueza es innegociable para mí.»

Tertulias : «Hay toreros que separan mucho su vida personal de su vida profesional. ¿Usted hace una diferencia entre Miguel Ángel Perera el torero y Miguel Ángel Perera el hombre?»

Miguel Angel Perera :«Mi intimidad es mía y de los míos y, siempre que puedo y el momento de la temporada me lo permite, me gusta desconectar de la presión y la exigencia que tiene el día a día de esta profesión que te lo reclama todo. Pero también es verdad que no me cuesta nada la convivencia entre el hombre y el torero. Todo lo que me rodea, el lugar donde vivo, lo que hago a diario más allá de torear, incluso, mi mujer y su vocación por el campo bravo están en mi día a día, componen mi normalidad, mi cotidianeidad, mi vida, en definitiva, así que tampoco me planteo la necesidad de separar lo personal de lo profesional. Cada parcela tiene su momento, tiene que tenerlo, pero el toreo está absolutamente presente en lo que hago a diario también cuando no toreo.»

Tertulias : «Acabas de triunfar en Bayona, ¿Qué representa Francia en su carrera?»

Miguel Angel Perera :«Mucho porque es una forma de entender, de vivir y de valorar la Tauromaquia que se parece mucho a la que tengo yo. Esa capacidad de análisis que tiene el público francés, de observar antes de enjuiciar, de esperar, incluso, de respetar lo que sucede en el ruedo y de comprenderlo me parece de una gran altura. He vivido durante mi carrera tardes grandiosas en plazas como Nimes, Arles, Mont de Marsan, Bayona, como dices, este año y también Saint Gilles… Y en tantas más. Siento una conexión especial con la afición francesa y todo parte del respeto mutuo que nos tenemos.»

Miguel Angel Perera, Bayonne

Retrato Chino :

  • Un color: El verde
  • Un animal: Además del toro, el caballo
  • Un deporte: El boxeo
  • Una canción: “Orobroy”, de David Peña Dorantes
  • Una ganadería: Varias. Por citar algunas imprescindibles, Garcigrande, Victoriano del Río y La Quinta
  • Un torero: Paco Ojeda
  • Un pase de capote: La gaonera
  • Un pase de muleta: El natural
  • Una plaza de toros: Madrid
  • Un hobbie: El acoso y derribo